En Nochevieja los fuegos artificiales están a la orden del día. Para lo que para unos es fiesta,  pero para nuestras queridas mascotas significan miedo.  Es la fecha en que más perros se extravían por eso mucho cuidado estas fechas son las más ruidosas del año o eso parece. Música, griterío, petardos y fuegos artificiales…. esos destellos de luz y sonido alteran su comportamiento. Y ellos lo pasan fatal con los petardos y los fuegos artificiales,lo animales se estresan e incluso en muchos casos presentan síntomas de ansiedad y pánico. Por lo general las mascotas que sienten un miedo irracional ante los ruidos fuertes y suelen reaccionar de dos formas diferentes dependiendo de la situación en la que se encuentre, intentar esconderse para evitar el problema o salir huyendo despavorido para tratar de escapar de la situación que lo aterroriza.

Para evitar o por lo menos apaciguar el sufrimiento de nuestras queridas mascotas le ofrecemos algunas recomendaciones para tener en cuenta en estas festividades.

1 -Mientras que estén los fuegos no salir a la calle y mantener la mascota dentro de casa. Lo recomendable es que estén dentro de una habitación con las ventanas cerradas y un ruido blanco, como el de la televisión o la radio, para que el animal esté distraído de las luces y el ruido de los fuegos. Si su mascota es un perro, lo mejor es sacarlo a pasear por la tarde para que por la noche esté cansado y tenga más probabilidades de dormirse o estar más relajado durante el espectáculo de pirotecnia.

2- Identificar al perro: En este caso y siempre tenga a sus mascotas identificado con una chapa, así como su chip (nombre, número de teléfono). Así si se escapa asustado a causa del ruido poderlo localizar.

3- Observarlo muy de cerca pero sin interferir con sus instintos en los momentos de estrés ya que estos pueden reaccionar de manera inesperada. Cada animal es un mundo y tienen sus preferencias a la hora de esconderse o de refugiarse: debajo de la cama, dentro de un armario o detrás de las cortinas. Hay que dejarles ir a esos sitios -son su refugio- y allí ellos se sienten más seguros y tranquilos. Además si les forzamos a salir de su escondite, su miedo se convertirá en pánico y se agravará la situación. Si las cosas se hacen de manera relajada, al poco tiempo, nuestro fiel amigo saldrá de su escondite.

4- Si su animal es muy nervioso, le recomendamos que unas semanas antes de que empiecen las fiestas, acuda a su centro veterinario y consulte si se le puede administrar algún tipo de relajante o tranquilizante apto para perros como son los difusores o collares de feromónas que ayudan a calmar a nuestro perro.

Se calcula que el 45% de los perros en el Reino Unido se asustan cuando escuchan el sonido de fuegos artificiales.

En España -de fuerte tradición pirotécnica- no hay cifras concretas, pero las denuncias por molestias de petardos aumentan cada año. Una posible solución podría ser una caseta con sistema de cancelación de ruido que utilice tecnología similar a la que se encuentra en los coches y los auriculares para proteger los sensibles oídos caninos y garantizar que los propietarios no tengan que separar a sus mascotas del resto de la familia.

“Curiosidad. la empresa Ford ha diseñado una caseta para perros para que una vez dentro no se asusten de los petardos. El concepto recoge el sistema «Active Noise Control» de sus vehículos y lo traslada a una caseta para perros. La «caseta tranquila» combina control de ruido activo con paneles de cancelación de ruido para reducir el estruendo de los cohetes y los petardos a un nivel que no moleste ni perturbe la audición ultrasensible de nuestros perros.”