Terminamos la semana con una historia bonita y triste a la vez, el protagonista es Breeze un potro que tuvo la mala suerte de quedarse huérfano nada más nacer, las personas que lo encontraron y lo acogieron le pusieron un oso de peluche gigante para que se sintiera acompañado y este el es resultado de un experimento totalmente adorable.

potro-y-oso-de-peluche potro-huerfano-y-oso-de-peluche potro-Breeze

En este vídeo podéis ver a Breeze con su peluche gigante y los tiernos momentos que comparten.

FELIZ FIN DE SEMANA

Fuente