Todos hemos escuchado teorías sobre cómo ven nuestros perros su entorno, que si en blanco y negro, que si solo ven en tres colores… Vamos a desmentir algunos mitos sobre el tema y a arrojar luz sobre otros, todo con el fin de dar una explicación certera sobre el cómo perciben nuestros perros el mundo a traves de sus ojos.

       Es cierto que no existe una respuesta exacta a la cuestión, aunque gracias a numerosos estudios podemos hacernos una idea aproximada de cómo es su visión.

   Como todos sabemos su  visión no  es igual a la nuestra, o por lo menos, esto es debido a que no poseen la misma riqueza de tonos a la que estamos acostumbrados, los perros ven en color, pero con un espectro diferente al de los humanos.  El motivo es porque los perros cuentan con menos receptores del color (conos oculares) que el ojo humano. Mientras que un perro cuenta con dos de éstas células, los humanos contamos con tres: cada uno de ellos procesa de manera individual el color rojo, el verde y el azul. La intensidad de estos tres colores es interpretada por nuestro cerebro dando lugar al amplio abanico de colores con el que cuenta el ser humano.

gama de colores perro

    A pesar de lo que popularmente se piensa, los perros perciben los colores de manera similar a como lo hacemos los humanos. Distinguen el amarillo o el azul y el rojo o el verde, aunque en este último grupo de colores, de forma distorsionada. El rojo lo perciben como marrón amarillento y el verde como gris amarillento, haciendo que su visión sea muy parecida a la de una persona con protanopía (pérdida clara de sensibilidad a la luminosidad del extremo rojo).  Al tener solamente dos tipos de conos, no pueden percibir algunas combinaciones de colores: no son capaces de distinguir bien las tonalidades de colores entre el rojo y el verde.

   Saliendonos del tema del color, los perros no tienen la misma definición que nosotros, como consecuencia un objeto pequeño a larga distancia les será difícil de distinguir y a corta distancia no son capaces de distinguir todos los detalles. Sin embargo, si el objeto está en movimiento sus posibilidades de encontrarlo aumentan considerablemente, esto se debe a que la frecuencia con la que capturan y procesan imágenes en movimiento es mayor que la nuestra, por lo que en su cerebro se perciben a cámara lenta. Por este motivo se cree que los perros identifican visualmente a las personas por su forma de moverse, más que por su aspecto, color o indumentaria y  por supuesto por su olfato.

    Su vista  alcanza menor distancia focal que la de una persona. Es decir, que si nuestra agudeza visual nos permite distinguir un objeto perfectamente a 100 metros de distancia, ellos necesitan estar a 25 metros para distinguirlo de la misma manera que nosotros. Como hemos escrito anteriormente su visión aumenta si el objeto en cuestión está en movimiento, en ese caso, la distancia a la que pueden detectarlo es mucho mayor. Y el ángulo de visión, el de un perro es de 250º, superior a los 180º de los humanos

ángulo de visión

    Y por último los perros, no son capaces de ver en la oscuridad, pero sí tienen más facilidades de ver en condiciones de baja luminosidad, la explicación es que el ojo del perro cuenta con una pupila más grande que le permite una mayor entrada de luz y sus células receptoras funcionan mejor en la oscuridad. El tapetum lucidumes una membrana que actúa como un espejo que refleja los rayos de luz que posteriormente son enviados a las células receptoras, permitiendo a los perros tener mayor información sobre lo que están viendo en la penumbra.