Durante las próximas semanas vamos a traeros diferentes enfermedades bien sean causadas por virus o por parásitos en diferentes especies,  hace pocas semanas trajimos el parvovirus canino, ESTA SEMANA TOCÓ EL TURNO DEL MOQUILLO CANINO. Esperamos que conociendo un poco más dichas enfermedades podamos poner mas precauciones para con nuestros pequeños y así evitar en MEDIDA DE LO POSIBLE  QUE LES PASE A NUESTROS PEQUEÑOS. Esperamos sea de utilidad.

       MOQUILLO CANINO O DISTEMPER CANINO

         ¿Que lo causa?

  El distemper es una enfermedad causada por un virus llamado paramixoviridae (mas comunmente conocido como el virus del moquillo canino).  Afecta fundamentalmente a los perros, aunque hay otros animales que pueden padecerlo como zorros y   hurones, pudiendo verse gravemente afectados. El virus es relativamente inestable fuera del hospedador, y los desinfectantes comunes acaban con él  con cierta facilidad.

                                  VIRUS DISTEMPER

       ¿Cómo se contagia?

       Se transmite fácilmente por el contacto directo con perros infectados. El virus está presente en las secreciones de la nariz y las lágrimas, que se esparcen como un aerosol en forma de gotitas diminutas.

    El contagio es muy rápido entre los perros que están en un grupo, como perreras, criaderos, exhibiciones caninas… Por esto es tan importante realizar un  adecuado programa de vacunación  y testar todos los miembros nuevos que puedan entrar  para asegurarnos que están libres de virus

      ¿Cuales son los signos?

   Desde que existe el contacto con el virus hasta que termina su incubación  puede durar entre 5 y 25 dias

La infección comienza atacando el aparato respiratorio, pero puede acabar afectando a muchos órganos, incluido el cerebro.

   El moquillo  se puede manifestar de todas las maneras que relatamos en los párrafos siguientes, estos sintomas pueden producirse solos o acompañados de otros.

Forma respiratoria:  Respiración fatigosa, secreción nasal  (de aquí su nombre), estornudos y tos.  Es posible que se de lugar una infección bacteriana secundaria.

Forma digestiva: Consiste en una gastroenteritis, con vómitos y diarrea, en ocasiones puede ser sanguinolenta.

Forma cutánea: Dermatitis, con engrosamiento de la piel de la nariz y de las almohadillas.Esta forma puede estar asociada a síntomas del sistema nervioso central.

Formas nerviosas:  Ataques súbitos, durante el periodo de aparente recuperación, espasmos musculares, que desembocan en la parálisis de las extremidades (“corea”). Este síntoma puede estar acompañado de una tos peculiar (tos “sibilante”, con silbidos) producto de las lesiones nerviosas. En esta forma, la enfermedad inicial suele pasar desapercibida.

Forma ocular: Conjuntivitis.

   En ocasiones la enfermedad cursa en los perros una forma leve, esto es debido a que poseen una inmunidad parcial proporcionada por la madre  o por vacunas pasadas a las que no siguieron las dosis de recuerdo pertinentes, y pueden manifestar únicamente un ligero malestar, con lagrimeo, mucosidad y algo de tos.                                                                                                     Estos perros  son los que tienen más posibilidades de contagiar la enfermedad con toda su virulencia a otros perros mal vacunados o sin vacunar cercanos

distemper           ¿Cómo se diagnostica?

             -A partir del cuadro clínico general y la anamnesis, el veterinario puede emitir un diagnóstico de sospecha.

Las pruebas diagnósticas para confirmar la enfermedad son:

    Analiticas sanguineas ( hemograma y bioquimica). Si el animal ha contraído la enfermedad, el hemograma mostrará linfopenia  (menos linfocitos de lo normal).

         Serología anticuerpos, lo que indicaría que el organismo ha estado en contacto con él. Lo que ocurre es que no se puede diferenciar si esos anticuerpos vienen por el contacto con el virus “salvaje” o con el virus modificado que contiene la vacuna y que proporciona la inmunidad, por lo que pueden darse falsos negativos.

        Lo más adecuado para demostrar la presencia de la enfermedad es detectar antígenos víricos (en otras palabras, fragmentos de proteínas que componen el virus), esto se realiza mediante una PCR en sedimentos de orina.

     ¿Cual es su tratamiento?

  El virus como tal  no tiene tratamiento.  Solo se pueden dar cuidados paliativos y tratar las infecciones bacterianas secundarias, siendo también necesario el tratamiento de apoyo.

                                                       Por desgracia, el tratamiento no siempre es eficaz.

                    ¿Cómo puede prevenirse?

             La prevención se basa en la vacunación  con su correcto protocolo. El moquillo forma parte de la primo vacunación que se administra a los cachorros, y con frecuencia de todas las dosis de recuerdo anuales.

     Tener la cartilla de vacunación al día es un requisito obligatorio para asistir a exposiciones,  las residencias caninas….