Fiona es un bulldog francés de unos 11kg y 8 años de edad, es muy sociable y le encanta ir al parque a jugar con Sam un border collie y con Anika una schnaucer, después de dar unas cuantas carreras con sus amigos Fiona comienza a toser, así empezó, la historia de su tus, al principio era después de correr, luego después de jugar un poco y ahora noche sí y noche también le da por toser. Alarmados por esta tos recurrente decidimos ir al veterinario, donde nos sugieren realizar un ecocardio debido a que esas toses pueden ser causadas por el engrosamiento de alguna de las válvulas auriculoventriculares.
Llegados a este punto decidimos hacerle algunas preguntas al veterinario
lo primero QUE ES UNA ECOCARDIOGRAFÍA??
es una técnica que se utiliza para diagnosticar más ampliamente enfermedades cardiovasculares, es una técnica no invasiva y bastante segura. El instrumento que se utiliza para poder realizarla es el ecógrafo, que es un aparato de diagnóstico que mediante ultrasonidos, ondas sonoras de alta frecuencia, generan secuencias de imágenes de órganos y formaciones dentro del cuerpo.

Con un estudio ecocardiográfico y empleando sus diferentes modalidades, doppler,electrocardiograma… podemos valorar:

La forma del corazón, el tamaño de sus cámaras, el movimiento de las mismas, como fluye la sangre, las diferentes válvulas cardiacas…

Esta técnica se usa para diagnosticar cardiopatías que afectan a nuestros perros y gatos ya sean en edad adulta o enfermedades cardiacas congénitas que afectan a los cachorros, como pueden ser:  Endocardiosis valvulares, miocardiopatía dilatada o hipertrófica, endocarditis, estenosis valvulares, conducto arterioso persistente (CAP)…

la ecocardiografía también se puede usar para valorar el pericardio, “bolsita” que envuelve y protege el corazón,  tomar muestras del líquido pericárdico, e incluso para valorar la presencia de parásitos cardiacos como la filaria o tumores cardiacos.

Pero la ecocardiografía en veterinaria no solo es útil para el diagnóstico de las enfermedades cardiacas, sino también para el control y la prevención  de dichas patologías, ya que muchas de ellas son degenerativas.

Mediante el empleo de esta técnica podemos llegar a detectar el agravamiento de la enfermedad e intentar evitar posibles descompensaciones del corazón, que conlleva el consecuente empeoramiento en la calidad de vida de nuestros compañeros.

Después de una explicación tan detallada decidimos hacerle a Fiona el ecocardio para ver si estábamos ante un problema cardiaco.

Durante el ecocardio la cardióloga nos comentaba que le iban haciendo y que le iban viendo, le hicieron un holter ecg, para ver sus constantes y también le pasaron el doppler, con esto evalúan el flujo de la sangre.

Finalmente Fiona tiene una insuficiencia mitral, la tos se produce por la dilatación cardiaca comprimiendo la bifurcación bronquial.

Esta es la historia de Fiona, pero  nunca está demás hacer un chequeo con ecocardiograma para descartar algunas patologías o prevenirlas.

En nuestro hospital veterinario Galapago, tenemos una especialista en este área Esmeralda Jareño Casas, así como  el mejor equipamiento para poder realizar estas pruebas determinantes.