Los reptiles necesitan unos cuidados específicos cuando viven fuera de su hábitat natural. Uno de los factores más importantes que controlar, es el nivel de calcio. Necesitan que el aporte de calcio en su dieta sea suficiente y que su absorción sea la correcta, con una correcta síntesis de vitamina D estimulada por la luz UV.

El déficit de calcio provoca una enfermedad conocida como enfermedad metabólica ósea, causante de una osteodistrofia fibrosa generalizada. Existe una desmineralización del esqueleto, los huesos se curvan y puede haber fracturas espontáneas. La mandíbula es una de las partes que se ven afectadas de forma más temprana, impidiendo que al animal se alimente de forma correcta, y agravando por tanto el proceso, desarrollando letargia e inanición. En fases avanzadas, existe también afección nerviosa, apareciendo parálisis de extremidades.

Es una enfermedad grave que necesita seguimiento veterinario para evitar su avance. El tratamiento pasa por corregir el déficit de calcio,  y la inanición de forma inmediata, por diferentes vías dependiendo del estado del animal, y la modificación de los hábitos alimentarios, basando la dieta en alimentos bajos en fósforo, además de suplementos cálcicos.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA