Antes de meternos en profundidad en la cuestión, queremos explicaros que es la presión arterial, aunque la mayoría de vosotros ya lo sabe, nos sirve para concretar y como repaso.
La presión arterial (o presión sanguínea o presión venosa), no es mas que la presión que ejerce la sangre al circular por los vasos sanguíneos.
El término también es conocido como medir la tensión.
La presión arterial cuando presenta alguna anomalía se manifiesta como alta (hipertensión) o baja (hipotensión), de esta forma la hipertension será originada por un fuerte golpeo de la sangre en los vasos sanguíneos que con el tiempo se puede transformar en un problema cardiaco. A menudo no tiene síntomas. Por ello, la única manera de averiguar si la presión arterial es alta es a través de chequeos regulares.
En cambio la hipotensión es cuando la sangre circula despacio por nuestros vasos sanguíneos y no llega suficiente a los órganos, esto ocurre cuando es muy baja, puede producir síntomas como mareo y desmayos. Y una presión arterial extremadamente baja puede dañar los órganos, lo que se conoce como choque (shock).
¿Como sabemos si es baja o alta la presión arterial?
Como hemos comentado antes, La presión arterial es una medida de la fuerza con que la sangre golpea sobre las paredes de las arterias a medida que el corazón la bombea a través del cuerpo.
Bueno y ahora si!! ¿PORQUE ES IMPORTANTE MEDIR LA PRESIÓN ARTERIAL EN LOS GATOS?presion arterial en gatos
Por lo general la presión arterial anómala que suele afectar a nuestros mininos es la hipertensión
Como dijimos en uno de los párrafos anteriores citamos textualmente
” A menudo no tiene síntomas. Por ello, la única manera de averiguar si la presión arterial es alta es a través de chequeos regulares.”
Esa es la cuestión, es un asesino silencioso, que se manifiesta cuando ya es demasiado tarde, la hipertensión es una condición bien reconocida en los gatos ancianos, pero aún permanece significativamente infradiagnosticada. Las consecuencias pueden ser graves, dañando a órganos diana (órganos que sufren daño de forma secundaria a la evolución de ciertas enfermedades) ojos, corazón, cerebro y riñones. Algunos daños, como la ceguera son irreversibles.

Sin embargo, otros daños son más susceptibles al tratamiento antihipertensivo, lo que destaca la importancia del diagnóstico y la intervención temprana. Sin embargo, esto presenta desafíos, particularmente debido a que la monitorización rutinaria de la presión sanguínea en los gatos generalmente se realiza con poca frecuencia. Además, los gatos son notoriamente susceptibles al estrés en la clínica veterinaria, por lo que muchas veces los valores no son del todo fiables.

Para guiar a los veterinarios en el manejo clínico de la hipertensión en sus pacientes felinos, la Sociedad Internacional de Medicina Felina (ISFM) ha publicado una serie de pautas sobre el diagnóstico y manejo de la hipertensión en gatos. Las recomendaciones han sido elaboradas por un grupo expertos de veterinarios y académicos de Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, España, Francia y los EE.UU.

Las recomendaciones cubren varias áreas clave, como con qué frecuencia controlar la presión sanguínea en los gatos de diferentes edades y estado de salud, cuándo se justifica la terapia antihipertensiva con base en diferentes lecturas de presión arterial sistólica y evidencia de daño a órganos diana, y qué debería incluir una investigación de gatos hipertensos.