Hola de nuevo y bienvenidos a esta nueva entrada en  nuestro blog!!! Esta vez hemos decidido hablar sobre los diferentes tipos de sangre en el perro y en el gato… bueno y alomejor comentamos algo de alguna otra especie ;). Como siempre desde centro veterinario galapago os deseamos os sea de gran interés.

  Comenzaremos hablando de los diferentes grupos sanguíneos en los perros. Los perros poseen más de 8 tipos diferentes de grupos sanguíneos, en la actualidad clasificados en DEA, (dog erythrocyte antigen) los hay positivos y negativos.

Resultado de imagen de grupos sanguineos en el perro

El DEA-1.1, en su antigua nomenclatura A1, es el que tiene más poder antigénico y por tanto mayores probabilidades de producir reacciones adversas. A Pesar de esto no será necesario realizar pruebas cruzadas en la primera transfusión sanguínea en el perro, pero SI, si necesitará más transfusiones; La explicación de esta afirmación, es que la especie canina carece de aloanticuerpos (anticuerpo, que no reacciona con los antígenos presente en los hematíes del productor de los anticuerpos; pero reacciona con los antígenos presentes en los hematíes de un productor extraño). Por este motivo se puede hacer una transfusión, sin determinar el grupo sanguíneo. Tras la primera transfusión, el tiempo necesario para que el cuerpo fabrique anticuerpos frente al grupo sanguíneo exógeno es de 4 o 5 días. A efectos prácticos incluso se  podría repetir una segunda transfusión sin comprobar la compatibilidad de donante y receptor antes de este plazo sin esperar reacciones adversas. Como hemos dicho antes el DEA-1.1 es el mas problematico

Los perros con el grupo sanguíneo DEA-1.1 negativo,serán los conocidos como “donante universal”, aunque este término no ha sido reconocido oficialmente.

      Sin embargo en felinos, la nomenclatura de los grupos sanguíneos nos sonará familiar , ellos posen 3 tipos llamados: A, B y AB. El grupo A es dominante. La frecuencia de los grupos sanguíneos felinos varía mucho según la raza y la zona geográfica, siendo al grupo A el más frecuente y el AB el más raro, teniendo una frecuencia menor al 1 %.

A diferencia de los perros, en gatos encontramos aloanticuerpos naturales contra otros grupos sanguíneos. Por lo que en este caso SI ES NECESARIO comprobar desde la primera transfusión si el paciente es del mismo grupo sanguíneo y por lo tanto compatible, si no lo hiciésemos así, podríamos provocar graves reacciones adversas.

En el caso de los gatos del grupo B, poseen potentes anticuerpos frente al grupo A,  (no ocurre lo mismo con los otros grupos) lo que significa que un receptor B que reciba sangre de tipo A, pueden desarrollar reacciones graves de incompatibilidad, Es tal la incompatibilidad entre dichos grupos que si una hembra del grupo B tiene descendencia con un macho A (dominante), los gatitos A o AB al ingerir los anticuerpos calostrales anti-B, pueden sufrir graves reacciones hemolíticas, en especial en razas como el British Shorthair, Sphynx, Devon Rex y Cornish.

  Otro dato a tener en cuenta tanto en perros como en gatos, es que los donantes deben ser ejemplares sanos y fuertes así como estar correctamente testados de todas las posibles enfermedades tanto infecciosas como parasitarias. En el caso de los perros un buen donante es aquel que cumple todos estos requisitos y además es un ejemplar suficientemente musculado y que pese más de 27 kg. El caso de los gatos es el mismo que en el perro la única variación estará en el peso que deberá de ser superior a 5kg.

No se deberá usar hembras que estén en estado de gravidez o lactancia

En cuanto a otras especies como los hurones no se han encontrado diferentes grupos sanguíneos, por lo que podemos usar sangre entera para las transfusiones. Sin embargo en las aves si se debe hacer un rigurosos examen para comprobar que estén libres de infecciones o parásitos.