URGENCIAS MÁS COMUNES EN PEQUEÑOS ANIMALES

¿CUÁNDO VOY AL VETERINARIO?

 

Afortunadamente hoy en día nuestra mascota es un miembro más de nuestra familia y como tal disfruta de su tiempo libre con nosotros. Por desgracia durante estos momentos hay cosas que escapan a nuestro control y que pueden hacer que nuestro mejor amigo tenga que acudir de urgencia a la clínica veterinaria. A continuación os mostramos las urgencias veterinarias más frecuentes:

 

  • Agresiones: La interacción de nuestras mascotas con otros de su especie suele ser pacífica aunque a veces se producen situaciones “tensas” que pueden provocar un ataque (posesión de un juguete,territorio, hembra en celo cercana…). En tal caso debemos traer urgentemente a nuestra mascota a la clínica ya que, aunque la herida parezca pequeña y creamos que no necesita puntos de sutura, las mordeduras provocan desgarros e infecciones graves que debe valorar y tratar el veterinario. La mayoría de estos altercados pueden evitarse esterilizando a nuestra mascota y paseando siempre con correa.

 

  • Atropellos o caidas: Al pasear con nuestra mascota suelta en zonas donde pasan coches o viviendo en lugares altos puede darse la situación en que nuestro perro se vaya a la carretera y sea atropellado o que nuestro gato se caiga por el balcón cuando está tomando el sol. En ambos casos nuestras mascotas sufren politraumatismos por los cuales su vida podría estar en riesgo. El veterinario debe asegurarse de que los órganos internos están bien y valorar la gravedad de las fracturas que hayan podido producirse dando un tratamiento adecuado al paciente según sus síntomas y gravedad.

 

  • Distocia durante el parto: Nuestra pequeña ha encontrado el amor…¡y ahora va a ser mamá! Debemos saber cuando se producirá el parto y estar atentos, sobretodo si es primeriza. En perras se produce entre los 57 y 63 dias y en gatas en torno a los 65. Si no sabemos cuantos bebes va a tener lo ideal es ir al veterinario y hacer las pruebas pertinentes para saberlo y estar seguros el dia del parto de que nuestra mamá ha podido tenerlos a todos. El dia del parto se sentirá rara y estará nerviosa, no tendrá ganas ni de comer ni de beber y su temperatura corporal bajará, debemos prepararle un sitio para que esté cómoda hasta que llegue la hora. ¡Dios mio, llegan los bebés! Relájate…sólo tienes que estar atento a tu mascota y asegurarte de que tanto ella como ellos están bien. Si pasadas unas horas continúa el parto debemos acudir al veterinario ya que puede estar exhausta por el esfuerzo o puede haber distocia (un cachorro no puede pasar por el canal del parto). En ambos casos es necesario actuar rápido ya que puede ser necesaria una cesárea.

Recuerda que para evitar embarazos no deseados lo más adecuado es la esterilización tanto de hembras como de machos. También evitarás comportamientos indeseados en el caso de los machos y piometras (infección de útero) y tumores hormonodependientes en hembras.

 

  • Intoxicaciones: Nuestros pequeños son como niños y les gusta buscar e investigar y, por supuesto, llevárselo todo a la boca pudiendo ingerir sustancias altamente tóxicas que pueden causarle la muerte en pocas horas por lo que, aunque nuestra mascota no muestre signos, es necesario llevarla al veterinario inmediatamente para que le provoque el vomito en los casos en los que esté permitido, le administre el antídoto o el tratamiento sintomático necesario. Estas intoxicaciones se producen por ingestión de raticidas (provoca hemorragias), de collares antipulgas, pipetas, cannabis u otro tipo de drogas (provocan síntomas nerviosos) o por medicamentos de uso humano (ibuprofeno, paracetamol…) por lo que debemos mantener estas sustancias alejadas de nuestras mascotas en la medida de lo posible.

 

  • Ingestión de cuerpo extraño: Jugando en la calle o con sus juguetes y por la emoción de estar pasándoselo bien nuestras mascotas pueden llegar a ingerir piedras, huesos, plásticos, telas… que no son capaces de digerir ni de expulsar dando síntomas gastrointestinales (vómitos y diarreas) que pueden agravarse provocando obstrucciones e intususcepciones. Debemos acudir al veterinario que hará las pruebas necesarias para localizar el cuerpo extraño y programar una posible cirugía en consecuencia.

 

  • Picadura de insectos u otros animales: Nuestras mascotas son muy curiosas y sobretodo en zonas de campo y montaña pueden descubrir insectos (avispas, abejas, procesionarias…) y pequeños animales (sapos, serpientes…) que les llaman la atención y acercarse a jugar con ellos, olerlos, lamerlos y morderlos. Si sabemos que nuestra mascota ha estado en contacto con alguno de estos insectos u animales y vemos que empieza a hincharsele la cara, los labios, los ojos o le salen bultos en la piel debemos acudir inmediatamente al veterinario ya que está teniendo una reacción alérgica grave que puede ocasionar inflamación de las vías respiratorias impidiendo que pueda respirar. Se le administraran corticoides y otros medicamentos según su estado y gravedad y se mantendrá observada hasta que reviertan los síntomas.

 

  • Golpes de calor: Aquí en Andalucia, sobretodo en verano, alcanzamos temperaturas extremas…¡pero curiosamente es cuando más nos gusta estar en la calle! Debemos tener cuidado con nuestra mascota y no dejarla en un sitio soleado y cerrado (como puede ser un coche) ya que podría sufrir un golpe de calor. Los síntomas son aumento de la temperatura corporal, taquicardia y jadeo, temblores, mucosas cianóticas (azuladas) y petequias (manchas rojas en la piel). En estos casos debemos darle de beber y refrescarla mojandola con agua templada y llevarla urgentemente al veterinario ya que un golpe de calor puede provocar insuficiencia renal y hepática, hemorragias, edema cerebral y gastrointestinal y ocasionar un fallo multiorgánico con consecuencias fatales para nuestro querido amigo. En verano debeis llevar con vosotros siempre una botella de agua para vuestra mascota y estar con ella en terrazas protegidas del sol o en establecimientos pet-friendly. ¡Así todos disfrutaremos del verano!

 

  • Torsión de estómago: Si tu pequeño es grande o más bien gigante (mientras más grande más “achuchable”) debes tener en cuenta que en perros de razas grandes puede producirse una torsión, ya que sus estómagos tienen una disposición que les permite girar sobre ellos mismos. Se da sobretodo en aquellos que comen una gran cantidad de comida una vez al día y bebe mucha agua realizando ejercicio intenso justo después. Notaremos que nuestra mascota tiene nauseas pero no vomita, su abdomen se hincha, esta inmóvil y jadea. Es un caso bastante grave y debemos llevarlo cuanto antes al veterinario ya que debe estabilizarse y someterse a una cirugía de urgencia.

 

Hay muchas más causas por las que se puede acudir de urgencia al veterinario (enfermedades víricas o parasitarias, agravamiento de enfermedad crónica…) aunque podemos controlarlo simplemente haciendo chequeos periódicos y vacunando una vez al año y desparasitando cada tres meses de forma adecuada a nuestro querido amigo. Así que ya sabeis chicos, disfrutad de vuestro compañero y cuidad de él igual que él os cuida a vosotros.